Injerto capilar 1 mes: recuperación y efluvio capilar

injerto-capilar-1-mes


Vamos, campeón, ya pasó lo más complicado: realizaste tu procedimiento y ahora estás en la fase de recuperación. Con la finalidad de resolver algunas dudas y orientarte en los cuidados del injerto capilar 1 mes después del procedimiento, a continuación te daremos algunas recomendaciones que te ayudarán a garantizar el mejor resultado.

Cuidados del injerto capilar 1 mes después

Sabemos que estos primeros 30 días son complicados para nuestros pacientes, pues se enfrentan a una serie de cambios que determinarán el éxito del procedimiento. Para ayudarte a alcanzar tu meta, el Dr. Steven Walker, cirujano experto en microinjerto capilar en la clínica Kaloni Bogotá, nos dio algunos puntos claves que tendrás que cuidar en este periodo.

Indicaciones básicas

Tal como mencionamos en nuestro primer artículo post procedimiento, durante los primeros 3 meses no podrás exponerte al sol de manera directa por más de 15 minutos. De igual modo, se recomienda no tocar con brusquedad ni friccionar la zona injertada, esto aplica también para el uso de gorras y sombreros.

Por fortuna, al ir recuperándote en estos días, ya podrás dormir sin preocupación, podrás reposar la cabeza en la almohada de manera normal, únicamente se recomienda evitar frotar la zona injertada.

En cuanto al uso del agua glaciar, pronto ya no será necesaria. Normalmente se recomienda asperjar durante los primeros 10 a 15 días en la zona injertada y en la zona de extracción, para hidratar, desinflamar, aliviar dolor y prevenir infecciones, así como para evitar la producción de seborrea y aliviar la sensación de prurito. Pasados los primeros 15 días el efecto del agua glaciar ya no es necesario, pues la piel ya está cicatrizada y la capacidad de penetrar la piel del agua glaciar es poca.

Lavado de la zona donadora y de la zona injertada

En tu primera revisión a los 10 días de haber realizado tu procedimiento, el personal de la clínica te dará indicaciones sobre cómo lavar el cabello durante el primer mes. 

Al inicio el lavado tendrá que seguir siendo gentil; sin embargo, es importante que a partir de la segunda o tercera semana comiences a pasar la mano con un poco de firmeza en la zona injertada. 

Para este momento ya podrás colocarte directo bajo la ducha, aplicar el shampoo directamente en el cuero cabelludo y lavar el cabello nativo haciendo un masaje suave. En la zona donante podrás ir aumentando la presión conforme lo vayas tolerando, haciendo movimientos circulares suaves.

En general se recomienda lavar alternando productos del Kit Kaloni Complete: un día el shampoo control grasa, y otro día el shampoo control caída, aunque esto dependerá de las características de tu cuero cabelludo. Hay pacientes que suelen presentar mayor producción de sebo durante unos días debido al estrés al que fue sometido el cuero cabelludo, por lo que los intervalos de los productos podrían cambiar. Recuerda consultar con tu médico la mejor recomendación para tu caso.

El riesgo de no lavar con suficiente firmeza la zona tratada es que se puede acumular demasiada grasa y esto podría desencadenar una dermatitis seborreica, foliculitis o una infección que, en el peor de los escenarios, podría poner en riesgo los folículos y afectar al proceso de evolución del injerto capilar.

Caída de cabello (fase de recambio)

A partir de la tercera semana, una vez que se hayan caído las costras, mientras estés lavando la cabeza, empezarás a notar  la caída de algunos cabellos. Esto es completamente normal, no hay de qué preocuparse. A esto se le llama “fase de recambio”, y significa que el cabello ha pasado a la etapa telógena (cuando el cabello se cae naturalmente); sin embargo, el folículo sigue dentro del cuero cabelludo y, llegado el momento, volverá a crecer.

Es parte del proceso natural y de la evolución del injerto. En esta etapa es importante que te armes de suficiente paciencia y no te estreses.

Irritación

La zona receptora puede permanecer ligeramente enrojecida, sin crecimiento de los injertos durante varias semanas. Esto quiere decir que probablemente notarás despoblada la zona injertada.

También es probable que en los primeros 30 días la cabeza presente mayor sensibilidad y un poco de dolor por las heridas agudas, especialmente en la zona donadora. 

Asimismo, sentirás escozor y sensibilidad al tacto, como punzadas de agujas. Esta sensibilidad puede durar hasta los 3 meses, cada vez menos. Para reducir esta hipersensibilidad en la zona donadora se recomienda hacer masajes, como presoterapia: con la yema de los dedos, presiona mesuradamente de manera circular, tres veces al día durante 15 minutos. Esto ayuda a que la cicatrización madure más rápido y que el aspecto de las heridas mejoren más fácilmente.

Si la sensación de prurito es excesiva, consulta con tu médico para evaluar la viabilidad de algún antihistamínico.

Cortes, tintes, secadores y fijadores

En este aspecto te encontrarás con un rotundo No. Definitivamente no es momento de usar tintes ni productos químicos para el cabello. Tampoco se aconseja el uso de secadores de cabello, hasta el segundo mes, cuando la piel esté más sana.

Probablemente el uso de fijadores será relativo, en tanto mantengas la higiene del cuero cabelludo. Si necesitas cortar el cabello, procura usar sólo tijeras (no máquinas ni rasuradoras) y evita tocar la zona del injerto.

Actividad física 1 mes después de haber realizado el injerto capilar

Poco a poco podrás recuperar tu rutina. A partir de la segunda o tercera semana podrás aumentar ligeramente la intensidad del ejercicio. Recuerda que aún estás en recuperación y se están adaptando los vasos capilares que alimentarán a los folículos.

Se aconseja comenzar con rutinas leves de cardio (caminadora, elíptica, bicicleta) que no impliquen excesos ni cambios bruscos en la presión. Por ahora no es recomendable entrar a albercas, para evitar el contacto con los químicos. Después de los 30 días puedes entrar a saunas y vapores de manera moderada.

¿Qué esperar en tu próxima cita, 1 mes después del injerto capilar?

Para verificar la correcta evolución del injerto capilar es de suma importancia que acudas a tu cita de revisión a los 30 días después de haber realizado tu procedimiento. 

En esta cita, el médico realizará una exploración física para determinar que el proceso de recuperación vaya por buen camino, que el cuero cabelludo se encuentre sano, que no haya presencia de dermatitis seborreica, infecciones ni foliculitis. Asimismo, evaluará si el cabello injertado ha entrado ya a la fase de recambio (esto sucede generalmente entre las semanas 3 y 9) o si está en una fase mixta (es decir, que algunos cabellos injertados empiecen a caer y otros comiencen a crecer paulatinamente).

Como mencionamos anteriormente, este primer mes después del injerto capilar es quizá el más complicado, pues son varios los síntomas físicos por los estarás atravesando en tu etapa de recuperación. Lo importante es que mantengas la calma y esperes a que el implante siga su curso.

Agradecemos al Dr. Steven Walker, cirujano experto en microinjerto capilar, su apoyo para la elaboración de este artículo.

Fuente: kaloni.mx

Tags: , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *